Juan Baraja - Sert-Miró
Colección Fundació Pilar i Joan Miró Mallorca / Colección Addaya Centre D´Art
Juan Baraja - Sert-Miró
Colección Fundació Pilar i Joan Miró Mallorca / Colección Addaya Centre D´Art
Juan Baraja - Sert-Miró
Colección Fundació Pilar i Joan Miró Mallorca
Juan Baraja - Sert-Miró
Colección Fundació Pilar i Joan Miró Mallorca
Juan Baraja - Sert-Miró
Colección Fundació Pilar i Joan Miró Mallorca
Juan Baraja - Sert-Miró
Colección Fundació Pilar i Joan Miró Mallorca / Colección DKV
Juan Baraja - Sert-Miró
Colección Fundació Pilar i Joan Miró Mallorca
Juan Baraja - Sert-Miró
Colección Fundació Pilar i Joan Miró Mallorca
Juan Baraja - Sert-Miró
Colección Fundació Pilar i Joan Miró Mallorca
Juan Baraja - Sert-Miró
Colección Fundació Pilar i Joan Miró Mallorca
Juan Baraja - Sert-Miró
Colección Fundació Pilar i Joan Miró Mallorca
Juan Baraja - Sert-Miró
Colección Fundació Pilar i Joan Miró Mallorca / Colección DKV
Juan Baraja - Sert-Miró
Colección Fundació Pilar i Joan Miró Mallorca
Juan Baraja - Sert-Miró
Colección Fundació Pilar i Joan Miró Mallorca
Juan Baraja - Sert-Miró

Sert-Miró 2015

Juan Baraja - Sert-Miró
Juan Baraja - Sert-Miró
Juan Baraja - Sert-Miró
Juan Baraja - Sert-Miró
Juan Baraja - Sert-Miró
Juan Baraja - Sert-Miró
Juan Baraja - Sert-Miró
Juan Baraja - Sert-Miró
Juan Baraja - Sert-Miró
Juan Baraja - Sert-Miró
Juan Baraja - Sert-Miró
Juan Baraja - Sert-Miró
Juan Baraja - Sert-Miró
Juan Baraja - Sert-Miró
Juan Baraja - Sert-Miró

Sert-MiróAlfredo Puente

La amistad entre Josep Lluis Sert y Joan Miró da inicio en los años 30 del s. XX, momento en el que ambos forman parte de la Asociación de Amics de l´Art Nou y dio lugar, entre otras creaciones, al taller del pintor en Mallorca, proyectado por Sert y edificado a finales de 1956. El espacio pensado por Sert, una nave diáfana, atenazó a su amigo durante más de tres años, tiempo necesario hasta que Miró fue capaz de realizar la primera obra en este lugar: un mural cuyo destino era la casa de Sert en Cambridge (Massachussets).

El taller fue la primera obra de Sert en España, donde había sido inhabilitado como arquitecto por la dictadura, tras su exilio posterior a la Guerra Civil.

Pilar Juncosa, esposa de Joan Miró, fue la verdadera desencadenante del encargo, como ella misma declaró:  “Cuando vinimos a vivir a Palma le escribí una carta a Sert a escondidas, sin que Joan lo supiese, porque él no quería escribirle, decía que estaría demasiado ocupado en América”.

Los materiales que dan forma al taller –hormigón, piedra y arcilla– reúnen con una personalidad propia y mediterránea algunos de los rasgos característicos de la arquitectura posterior a Le Corbusier y el movimiento moderno con las señas de madurez de Sert y su lenguaje arquitectónico. El edificio es sensible al contexto geográfico, a la tradición arquitectónica balear y al espíritu de Miró.

En 2015, Juan Baraja fue invitado por la Fundación Miró a realizar un proyecto fotográfico sobre este espacio, consagrado finalmente como la gran factoría creativa de Joan Miró hasta su muerte en 1983.