Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo

Hipódromo 2014

Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo
Juan Baraja - Hipódromo

HipódromoAlfredo Puente

Una de las constantes en el trabajo de Juan Baraja está asociada a la formación que recibe en el laboratorio de revelado analógico durante sus estudios de Bellas Artes y la investigación sobre la luz. En su consideración de la fotografía y de la arquitectura, la luz adquiere la condición de material constructivo. A partir de esta premisa, elabora la serie Hipódromo, realizada en el primer tramo de su actividad profesional como fotógrafo en 2014, al igual que Águas Livres. Su atención se centra aquí en la arquitectura racionalista del Hipódromo de la Zarzuela, enclavado en el monte de la Zarzuela junto a Madrid y edificado en 1931. La instalación principal del hipódromo es obra de los arquitectos Carlos Arniches Moltó y Martín Domínguez, con la colaboración del ingeniero Eduardo Torroja.

La excepcional calidad arquitectónica del complejo, en especial de sus tribunas, declaradas Monumento Histórico Artístico en 1980 y Bien de Interés Cultural en 2009, está salpicada por los vaivenes de su gestión y explotación. Promovido tras la expropiación del anterior Hipódromo de la Castellana para poder construir los Nuevos Ministerios, es finalmente el régimen del General Francisco Franco quien cede los terrenos y la edificación, iniciada casi una década atrás, a la Sociedad de Fomento y Cría Caballar de España mediante un decreto-ley, en 1940. La quiebra en 1992 de esta sociedad da lugar a sucesivos concursos, cierres y readjudicaciones hasta que en 2005 reabre sus puertas con la gestión y participación en la administración e infraestructuras de Patrimonio Nacional, Hipódromo de la Zarzuela, S.A. y SEPI.

Alfredo Puente, FCAYC