Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Premio Ciudad de Castellón de Artes Plásticas 2018
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana

Experimento Banana Islandia 2014

Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana
Juan Baraja - Experimento Banana

Experimento BananaAlfredo Puente

La geotermia es una de las principales fuentes de energía de Islandia. La acusada actividad volcánica de la isla permite encontrar altas temperaturas en capas superficiales, a pocos metros bajo el suelo, que son esenciales para dotar de confort térmico a sus construcciones, combatir las bajas temperaturas e incluso experimentar en nuevas formas de cultivo.

Garðyrkjuskóli ríkisins, una explotación agrícola que forma parte del Icelandic National Gardening School, plantó su primer bananero en 1941, apenas a 285km del Círculo Polar Ártico. Hasta 1959, el experimento de plantación y consumo de bananas locales por parte de la población Islandesa, consiguió cierto nivel de éxito gracias a la geotermia y los invernaderos, guiado por instituciones como la Icelandic Agricultural University. Sin embargo, a partir de ese momento, los costes de producción dejaron de ser competitivos en relación a las bananas de importación y el experimento fue abandonado. El calado de este intento se filtró al imaginario colectivo islandes en tal dimensión que en la actualidad aún es posible encontrase con el tópico que señala a Islandia como la mayor plantación bananera de Europa.

En 2014, dentro del trabajo desempeñado durante la residencia Listhus, Juan Baraja se acerca a los últimos vestigios industriales de esta actividad agrícola para recoger en un proyecto fotográfico sus claves más materiales y también aquellas asociadas a la arquitectura racionalista de los años 50 en el norte de Europa.