Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales

Cerezales 2017

Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales
Juan Baraja - Cerezales

CerezalesAlfredo Puente

Esta serie fotográfica se produce fruto del interés de la Fundación Cerezales Antonino y Cinia [FCAYC] por documentar la construcción de un nuevo equipamiento cultural y su particular materialidad. El encargo se realiza en 2015 y los viajes para realizar las sucesivas tomas se prolongan hasta el mes de abril de 2017.

El edificio es un proyecto del estudio AZPML (Alejandro Zaera-Polo & Maider Llaguno) desarrollado sobre criterios constructivos de reabsorción de carbono (carbon trap) y un programa energético y climático de alta exigencia. El principal material constructivo es la madera de alerce, procedente de bosques de origen próximo, utilizado tanto en la estructura como en el cerramiento exterior. El plan energético determina, además, la posición del edificio en el terreno, las horas de sol que recibe al año o el modo como compensa los sistemas pasivos de climatización, basados en los materiales constructivos, con otros activos como la geotermia, la biomasa y los acumuladores de energía para el cambio de fase PCM. Durante el periodo de investigación y edificación, la posibilidad de que un equipamiento cultural de naturaleza privada en España pudiese abordar su programa, trazar su inserción en el territorio y destinar en solitario una inversión económica acorde a ello desde premisas conscientes del cambio climático fue percibida con tintes utópicos, como puede comprobarse en la hemeroteca.

A lo largo de tres años, en sucesivas visitas y con cámara de gran formato como herramienta, Juan Baraja realiza tomas de la evolución que experimenta el edificio, la incidencia del clima extremo de la montaña de León sobre sus materiales, y el modo en que el sol aclimata sus espacios y su entorno a partir de la variación de la temperatura de la luz en cada estación.

El nuevo equipamiento de FCAYC es una realidad desde el 9 de abril de 2017.

Alfredo Puente, FCAYC.